IU advierte que la aprobación del CETA es “una mala noticia para Andalucía”

Maíllo: "IU presentará mociones en los ayuntamientos para rechazar el CETA, TIPP y TISA"

Antonio Maíllo, coordinador general de IU Andalucía ha presentado junto a la europarlamentaria Marina Albiol, la moción que registrarán los grupos municipales de Izquierda Unida para rechazar completamente el CETA, así como el resto de tratados del libre comercio que la UE está negociando ahora mismo como el TTIP y el TISA.  

Maíllo ha calificado la aprobación del CETA de "mala noticia para Andalucía "  por lo que IU ha solicitado la comparecencia del Consejo de Gobierno para abordar las consecuencias del mismo  y los graves perjuicios para la agricultura y ganadería de Andalucía. "Se procede a la desprotección de denominaciones de origen y de regulación de mercados como por ejemplo el sector del vino, amenazado de muerte". Maíllo ha explicado que las explotaciones agroindustriales andaluzas tendrá que competir con otras de dimensiones parecida a las de EE.UU. o Canadá y "la realidad es que no tenemos capacidad para competir con grandes explotaciones y esto es una gran amenaza para el sector ganadero y agrícola andaluz".

   Maíllo ha insistido en que la propia Comisión Europea reconoce "los perjuicios del CETA aunque esperan compensación de beneficios en otros sectores". Entendiendo los sectores agrícolas y ganaderos como fundamentales para la actividad económica andaluza y con gran capacidad de crecimiento y potencialidad, Maíllo ha criticado que el  gobierno de Andalucía "permanezca callado, mirando para otro lado ante un tratado que supone la ruina del campo andaluz con una Susana Díaz de opereta que confronta artificialmente con el gobierno central en función de sus intereses tácticos y personales."

El Portavoz de IU Andalucía ha anunciado una ronda de encuentros con sectores y organizaciones ganaderas y agrarias para explicar las consecuencias del CETA en Andalucía porque "la desregularización no puede estar reducida a la aprobación del Consejo de Ministros".

Por su parte la eurodiputada Marina Albiol se ha referido a la aprobación la semana pasada en el Pleno de Estrasburgo del CETA, "a pesar de todas las movilizaciones que ha habido en contra, a pesar de la campaña con los sindicatos y organizaciones de izquierda en Europa, a pesar de 3 millones de firmas y a pesar del voto en contra de la Izquierda Europea". 

Izquierda Unida votó en contra de la aprobación de este tratado tanto por la forma de la negociación como por el fondo calificado por Albiol de "oscurantista, secreto y falta de transparencia". IU critica "la aplicación inmediata sin esperar la aprobación por parte de los Estados miembros".

Los objetivos y consecuencias del CETA, al igual que el TTIP y el TISA,  forma parte de la triada de Tratados que "nos intentan vender como acuerdos comerciales que van más allá porque altera  las normativas y legislaciones". La eurodiputada Albiol  ha denunciado que afectará a nuestros derechos laborales, servicios público, medio ambiente, sector productivo, "porque está definido a medida de las grandes corporaciones". "Tiene un objetivo oculto, reitera Albiol,  impedir que se haga política de izquierdas aunque ganemos en la urnas".

Albiol ha mostrado la preocupación de Izquierda Unida "porque Andalucía puede ser uno de los territorios más perjudicados por el peso de la agricultura y la ganadería en nuestra economía". Asimismo afectará a servicios públicos, salarios, pequeñas y medias  empresas, medio ambiente ya que, "el CETA ha sido impulsado por grandes corporaciones y sus cómplices que son los conservadores, socialdemócratas y liberales". "El   PSOE  votó en bloque a favor por lo que se sitúa en el ala más derecha de la socialdemocracia europea" 

"Redoblaremos los esfuerzos desde IU, finaliza Albiol,  contra los tratados, para exigir un referéndum para que podamos todas votar sobre este tratado y también puedan las CCAA pronunciarse".