IU advierte que va a luchar contra los recortes “sin entregar la llave de Andalucía a la derecha”

En su comparecencia ante el pleno del Parlamento andaluz, el parlamentario de Izquierda Unida, Ignacio García ha mostrado la firme intención de luchar para que el Plan de Ajuste tenga el menor impacto social. En este sentido insistió en “las líneas rojas” marcadas por IU, resumidas en seis puntos: “no a los despidos masivos; no a las privatizaciones; reducir el impacto sobre el colectivo de interinos y aplicar criterios progresivos a la rebaja salarial, sin tocar el sueldo al colectivo mileurista; introducir una cláusula de reversibilidad que garantice la recuperación de derechos; y apurar al máximo en la racionalización del gasto público”.

“Izquierda Unida no quiere ajustes ni recortes: reniega de ellos y reniega de las políticas neoliberales que obligan a los ajustes”, sentenció García. El parlamentario justificó esta posición situando el origen del Plan de Ajuste en los presupuestos de 2012, que contaron con el voto negativo de Izquierda Unida, y planteando que “en aras de la responsabilidad” están trabajando para mejorarlo sin “entregar la llave de Andalucía a la derecha”. García alertó  de que un gobierno del PP sería sinónimo de despidos masivos, facilitados “por la reforma laboral escrita en tinta invisible en el programa de Rajoy”.

“El gobierno central pone una pistola en la sien a Andalucía. Si no aceptas no cobras y no cobran los empleados públicos” denunció García, explicando que la financiación de la Comunidad Autónoma depende en un 90% de las transferencias del Gobierno central. En el mismo sentido ironizó acerca de que tengan que ser Montoro y Beteta “máximos exponentes de transparencia”, quiénes valoren el Plan de Ajuste Financiero de Andalucía