IU lamenta que los grupos nieguen un debate urgente en el Parlamento sobre la sentencia del TC contra las 35 horas

“Se ponen de acuerdo para alterar la fecha del Pleno por las elecciones en Catalunya” pero “impiden la alteración del orden del día para debatir una cuestión de máxima incidencia en la vida del personal público”

 

El grupo parlamentario de Izquierda Unida ha lamentado que Cs, PP y PSOE hayan vetado en la Mesa de la Cámara su solicitud para la alteración del orden del día del Pleno que arranca hoy y que tenía como fin la inclusión de un nuevo punto del orden del día para que la consejera de Hacienda y Administración Pública de la Junta de Andalucía compareciera ante la sentencia del Tribunal Constitucional que tumba el decreto de las 35 horas.

IU quería con esta solicitud que la Consejería de Hacienda explicara en sede parlamentaria y en debate con los grupos el acuerdo alcanzado con las centrales sindicales para sortear el veto del alto tribunal, toda vez que el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha dado luz verde hoy a que la jornada general ordinaria de trabajo sea de 37,5 horas semanales, de las que 35 horas serán de obligada permanencia en el puesto y las 2,5 horas restantes se dedicarán a la preparación y organización de las tareas propias del puesto de trabajo, consulta de materias relacionadas con el puesto, así como formación para el perfeccionamiento y desarrollo profesional.

Para Izquierda Unida, que este debate se haya vetado es “síntoma” de un Parlamento cuyas prioridades distan mucho de las cuestiones que afectan a Andalucía, toda vez que “ha habido acuerdo de PP, PSOE y Ciudadanos para alterar los días de celebración del Pleno a causa de las elecciones en Catalunya” pero “no permiten la alteración del orden del día para que el Parlamento debata esta cuestión de máxima actualidad e incidencia en la vida del personal público andaluz”.

En cualquier caso, IU ha registrado una pregunta de máxima actualidad para que, al menos, la consejera de Hacienda rinda cuentas ante el Parlamento, toda vez que la formación de izquierdas considera que esta cuestión responde a que el decreto de las 35 horas “nació como un plan A para confrontar con el Gobierno central y lavar la imagen de Susana Díaz tras hacerle presidente del Gobierno; y hoy conocemos el plan B que nace para resolver un problema que el Ejecutivo andaluz sabía que generaba".