IU presenta su propuesta de financiación autonómica: establecer suelo de ingresos y recuperar el autogobierno

El portavoz parlamentario de IU Andalucía, Antonio Maíllo, ha presentado hoy las conclusiones que Izquierda Unida presentará al Grupo de Trabajo sobre Financiación Autonómica, sistema del que espera "coherencia y voluntad de acuerdo" de todos los grupos parlamentario  para "recuperar el autogobierno y mejorar nuestra educación, nuestra sanidad y nuestros servicios sociales".

Maíllo ha explicado que Andalucía necesita un sistema que  "blinde" los servicios públicos a través del establecimiento de un suelo de ingresos: en términos de porcentajes del PIB, el 5% para educación, el 7% para sanidad, el 2% para dependencia y servicios sociales (excluido en dicho porcentaje el coste de renta mínima). Según Maíllo, se trata de acordar con el  resto de comunidades autónomas y el Ministerio de Hacienda el coste de los servicios para, a partir de ahí, reivindicar que la financiación autonómica tiene que abordar no sólo los servicios públicos fundamentales sino todos los que vienen reconocidos en nuestro Estatuto. O lo que es lo mismo, “la nivelación total de servicios. Entre sus propuestas, IU plantea además que se elimine el principio de "ordinalidad”, ya que supone un freno a la equidad y la igualdad entre las comunidades, y propone que se aborde un "mecanismo de compensación" que armonice un aumento de la corresponsabilidad fiscal por autonomías sin que suponga "menoscabos" a las comunidades con menos capacidad recaudatoria, con el fin de evitar "desigualdades".

El portavoz de IU Andalucía ha insistido en plantear un SFA para recuperar el autogobierno y "solidario" dentro de Andalucía y de Andalucía con el resto de comunidades frente a un centralismo o confederalidad que no garantizan la igualdad de los territorios. Maíllo ha recordado que IU opta por un modelo de federalismo fiscal y de financiación que determine el cumplimento del principio de equidad y suficiencia.

Una reforma del sistema de financiación autonómica necesariamente debe ir de la mano, según el coordinador general de IU Andalucía, de una reforma del sistema fiscal (y financiero) del sector público. Para ello, propone IU incluir la lucha contra el fraude fiscal y un rediseño de los tributos para lograr mayor progresividad y aumentar el tamaño de la cantidad a distribuir, sustituyendo un techo de gasto por un suelo de ingresos que garantice el cumplimiento de los servicios a que se obliga.

IU quiere la eliminación progresiva del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) y del Pago para Proveedores para evitar que estos fondos, "de carácter coyuntural y extraordinario", se cronifiquen y se pierdan márgenes de autonomía política y de corresponsabilidad fiscal. En este sentido apuesta por reformar en profundidad del Consejo de Política Fiscal y Financiera proponiéndose que el voto "sea ponderado en función de la población y del peso del PIB".

Para IU, las reglas fiscales actuales son "contraproducentes para el desarrollo económico y social de Andalucía y el resto de CCAA".  Según recoge el documento presentado hoy por Maíllo, las finanzas de las administraciones públicas no deberían estar limitadas por este tipo de reglas, sino que la prioridad debe ser marcada por el enfoque de las necesidades: identificar qué nivel de gasto e inversión pública es necesario para cubrir las necesidades prioritarias en un Estado del Bienestar.

IU descarta cualquier mecanismo de copago (repago en realidad) en el acuerdo de un modelo de financiación autonómica y defiende la simplificación y transparencia de los acuerdos de costes de servicios, variables de financiación, blindajes de mínimos en forma de porcentaje de PIB, proyección de financiación por habitante y año, definición y funciones de los fondos y reducción de los mismos.

Con respecto a Fondo de Garantía, Fondo de suficiencia Global, Fondo de Competitividad y Fondo de Cooperación. Para IU, el Fondo de  Garantía es el único que se reparte con un criterio "claro de nivelación en base a las capacidades fiscales de las comunidades y a sus necesidades de gasto". El resto de fondos se reparten con criterios "muy variados y que hay que realizar importantes cambios". Entre ellos: simplificación a un fondo básico de financiación y un fondo de nivelación vertical del Estado a las comunidades autónomas y en segundo lugar, creación de un Fondo de contribución a la economía de escala, para abordar la adquisición del pago farmacéutico. En materia de "tributos cedidos a las CCAA", Maíllo insiste en la "armonización fiscal a fin de evitar el dumping fiscal y favorecer un SFA más eficiente y equitativo".

Maíllo ha insisitido  en garantizar los principios de equidad, solidaridad y progresividad en el ámbito fiscal, "es imprescindible para asegurar una adecuada dotación de los servicios públicos".