IU presenta su propuesta de libro blanco para desburocratizar el sistema educativo andaluz

Maíllo: “no es suficiente con paralizar el calendario, hay que derogar la LOMCE”

Antonio Maíllo, portavoz parlamentario de IULV-CA Andalucía, ha presentado esta mañana ante los medios de comunicación la moción que se debatirá en la sesión plenaria del próximo jueves 24 en la que se abordará la excesiva burocratización de la administración educativa andaluza. En la moción registrada, IU Andalucía propone a la Junta la elaboración de un “libro blanco para la desburocratización del sistema educativo andaluz”. 

En su comparecencia, Maíllo ha señalado como "cuestión primordial" la elaboración de un "diagnóstico" que recopile la relación de obligaciones de carácter administrativo y su ponderación en el horario laboral. En esta línea, la moción registrada por  IULV-CA también solicita "un estudio comparado con otros sistemas educativos" y un "informe que facilite el control, seguimiento y evaluación de los procesos educativos”.

Para Maíllo, el objetivo de estas propuestas es que el personal educativo pueda lograr un “mayor aprovechamiento de su tiempo con el fin de la mejorar su actividad como docente y el seguimiento de los procesos de aprendizaje del alumnado”.

Preguntado por el proceso de elaboración de la moción, Maíllo ha reiterado que “esta interpelación es fruto del debate y diálogo mantenido por IULV-CA con los diferentes sectores de la comunidad educativa: sindicatos de educación, colectivos de interinos, AMPAS, asociaciones estudiantiles que señalan la LOMCE como el principal causante de los males del sistema educativo”.

En relación a la ley educativa actual Maíllo ha instado a los partidos del congreso a derogar la LOMCE como primer pacto educativo ya que es una ley que “implica la segregación desde temprana edad, y la consolidación de un modelo orientado hacia la privatización además de las reválidas”.

Finalmente, Maíllo ha criticado el papel cada vez de mayor importancia que las instituciones han otorgado a los agentes privados en un servicio que debería ser “completamente público”.