IU tacha de “profunda frivolidad” el “agujereo fiscal” de la Junta y propone un debate monográfico sobre impuestos

Susana Díaz “da de comer a un monstruo insaciable"

En la sesión de control al ejecutivo, Antonio Maíllo portavoz parlamentario de IU Andalucía ha reclamado la celebración de un debate monográfico en el Parlamento sobre fiscalidad y ha acusado a la presidenta de la Junta de entrar en el juego del "agujereo fiscal", lo que supone, a su juicio, "dar de comer a un monstruo insaciable".

Maíllo ha considerado "necesario" abordar en el ecuador de la legislatura el modelo fiscal y ha criticado que hace dos años se estuviera debatiendo cuestiones como la Banca Pública como instrumento financiero para el tejido productivo andaluz, Renta Básica, Ley Integral de Agricultura o una tasa de fiscalidad para las grandes superficies para reinvertirlo en las PYMES. Hoy, "lamentablemente" se habla de  "competición sobre regalos fiscales", cuando la Comunidad aumenta al 43% de la población en riesgo de exclusión social, reduce un 6% el crédito al tejido productivo andaluz y sobrepasamos el millón de andaluces desempleados.

"El debate fiscal no puede ser frívolo sobre quien baja más o menos los impuestos, fruto del juego PP y Cs". Para Izquierda Unida  el debate fiscal se tiene que centrar "en quien paga". En este sentido ha precisado que la recaudación vía impuestos de la Junta en 2016 superó los 14.300 millones, lo que supone más de un 45% por ciento del presupuesto de la Junta, "no es algo menor", ha ironizado.

Maíllo ha exigido un debate monográfico integral  y global para contemplar la armonización entre territorios y no hacernos trampa. El portavoz parlamentario de IU Andalucía ha criticado que la rebaja del tramo autonómico del IRPF llevada a cabo por el Gobierno andaluz no implica una mejora de las condiciones de vida de los trabajadores, ya que se trata de una bajada de "tres o diez euros como mucho semanales". Esto, critica Maíllo, no significa una mejora de la clase trabajadora que "es precisamente la que sostiene la garantía del mantenimiento de los servicios". 

Finalmente Antonio Maíllo ha acusado a Díaz  de "no medir las consecuencias"  colocándose a la  defensiva con respecto al el impuesto de sucesiones y donaciones.

Desde IU se considera un "desliz" del Gobierno andaluz. La recaudación en 2016 de impuesto de sucesiones ha sido de 379 millones de euros con los que se puede contratar a 10.000 profesionales de la educación u 8.700 de la sanidad.  "No puede renunciar a un derecho estatutario y consagrado en nuestro Estatuto de Autonomía", ha criticado.