IU vuelve a trasladar su apoyo a las trabajadoras del Horno San Buenaventura y secundará su marcha del próximo día 10

Maíllo: “Es algo tan sencillo como que les paguen lo trabajado”

El coordinador de IU Andalucía, Antonio Maíllo, ha acudido esta mañana, junto con el grupo municipal de IU en el Ayuntamiento de Sevilla, a visitar a las trabajadoras del Horno San Buenaventura, que llevan 150 días en huelga, a los que ha trasladado “todo el apoyo” de IU a “un caso simbólico de resistencia formidable”, con “familias que están sufriendo auténticas tragedias sociales”.

Maíllo ha anunciado que IU participará en la marcha que realizarán las trabajadoras el próximo 10 de febrero hasta Hytasa, donde se encuentra la planta productiva del Horno San Buenaventura para elaborar pan y pasteles, “exigiendo algo tan sencillo como que se les pague lo trabajado”. El coordinador de la formación de izquierdas ha señalado “la falta de escrúpulos empresariales” y “las reformas laborales de PP y PSOE” como las causas de esta situación, donde “todo es indefensión y desregulación”.

En ese sentido, Maíllo ha cargado también contra la “nueva falacia de la recuperación”, porque “el aumento del empleo se traduce en el troceamiento de los contratos, donde antes había un contrato a tiempo completo ahora hay dos a tiempo parcial, donde antes había indefinidos ahora hay temporales de una semana de media”.

El presidente del Comité de Empresa, Gonzalo de las Heras, ha explicado la situación de las trabajadoras, que están en huelga por “los 80 despidos en 5 años a trabajadores con 39 años de experiencia y 20 de antigüedad, y además sin indemnización”, además de los atrasos en salarios, “que suelen durar 5 meses”. Esto ha llevado a las familias a “entregar las casas en dación en pago, a vender sus coches… la situación es más que límite”.

De las Heras ha relatado que la empresa ha llegado a trasladar al Comité de Empresa que el derecho de cinco trabajadoras a la reducción de la jornada por la custodia y guardia de sus hijos “sobra”, ante lo que el presidente cree que “lo que sobran son estos empresarios, que se creen que trabajamos sin cobrar, como los del Mascarpone de esta misma calle”.