Izquierda Unida con la Campaña BDS contra el Apartheid sionista en Palestina

Desde IU Apoyamos la Campaña BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) impulsada por organizaciones de la sociedad civil palestina e israelí como un instrumento necesario para combatir el estado de Apartheid impuesto por el sionismo en Palestina. La solidaridad internacional no debe descansar hasta conseguir que el pueblo palestino cuente con un Estado propio, con capital en Jerusalén y con las fronteras anteriores a 1967. Las actuaciones criminales del Gobierno de Israel y su política de ocupación de territorios árabes deben tener una respuesta contundente por parte de la comunidad internacional que concluya cuanto antes en un verdadero proceso de paz justa en Oriente Próximo.

Concretamente, actuaremos para la suspensión de todos los acuerdos preferenciales entre la UE e Israel y, específicamente:

•     El Tratado preferencial de comercio con Israel (“Protocolo al Acuerdo Euro-mediterráneo por el que se crea una asociación Comunidades Europeas-Israel relativo a evaluación de la conformidad y aceptación de productos industriales”).

•    La aplicación estricta de las directivas europeas contrarias a la financiación europea de proyectos y entidades israelíes en los territorios ocupados, incluyendo Jerusalén Este.

•    Los acuerdos con Israel de cooperación en seguridad, defensa e inteligencia.

•    Los acuerdos de cooperación e intercambio en el ámbito de la educación, la investigación y el desarrollo, y específicamente la participación israelí en los programas-marco europeos (Horizonte 2020).

Seguiremos trabajando porque Israel se retire de todos los territorios ocupados en 1967, incluido Jerusalén Este, desmantele el Muro de Separación y todos sus asentamientos establecidos en esos territorios, acepte las resoluciones de Naciones Unidas relativas a la restitución de derechos de los refugiados palestinos y desmantele su sistema de apartheid.

Llamamiento de la sociedad civil palestina al BDS

La sociedad civil palestina, sus partidos políticos, uniones, asociaciones, coaliciones y organizaciones palestinas bajo la representación de las tres partes integrantes del pueblo de Palestina: los refugiados palestinos, los palestinos bajo ocupación y los ciudadanos palestinos de Israel demanda Boicot, Desinversión y Sanciones contra Israel hasta que cumpla con la Ley Internacional y los Principios Universales de Derechos Humanos.

A un año después de la histórica Opinión Asesora de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que encontró que el Muro de Israel construido sobre territorio palestino es ilegal, Israel continúa su construcción del Muro colonial con un total desprecio a la decisión de la Corte. Después de 38 años de ocupación israelí de la Franja de Gaza y Cisjordania palestinas (incluyendo Jerusalén Oriental) y de los Altos del Golán sirios, Israel continúa expandiendo las colonias judías. Ésta ha anexionado unilateralmente Jerusalén Oriental y los Altos del Golán ocupados y ahora está anexionando de facto enormes partes de Cisjordania por medio del Muro. Israel está preparando también – a la sombra de su reorganización planeada para la Franja de Gaza – construir y expandir colonias en Cisjordania. Cincuenta y siete años después de la construcción del estado de Israel principalmente sobre tierra vaciada étnicamente de sus dueños palestinos, una mayoría de los palestinos son refugiados, muchos de los cuales están sin un estado. Además del consolidado sistema de discriminación racial contra sus propios ciudadanos árabe-palestinos que permanece intacto.

A la luz de las persistentes violaciones de Israel de la legislación internacional, y dado que, desde 1948, cientos de resoluciones de la ONU han declarado ilegales las políticas coloniales y discriminatorias de Israel y demandaron medidas inmediatas, adecuadas y efectivas, y dado que todas las formas de intervención internacional y pacíficas hasta ahora han fallado en convencer y obligar a Israel para que cumpla con la legislación humanitaria, que respete los derechos humanos fundamentales y para que termine su ocupación y opresión del pueblo palestino, y en vista del hecho que los pueblos conscientes en la comunidad internacional históricamente han cargado la responsabilidad moral de luchar contra la injusticia, como fue en la lucha para abolir el apartheid en Sudáfrica a través de diversas formas de boicots, desinversiones y sanciones, inspirados por la lucha de el pueblo sudafricano contra el apartheid en el espíritu de la solidaridad internacional, consistencia moral y resistencia a la injusticia y opresión.

Nosotros, representantes de la sociedad civil palestina, demandamos a las organizaciones de la sociedad civil internacional y a las personas conscientes de todo el mundo a imponer amplios boicots e implementar desinversiones contra Israel, de manera similar a aquellas aplicadas a Sudáfrica en la era del apartheid. Demandamos a ustedes que presiones a sus respectivos estados para que impongan embargos y sanciones contra Israel. Invitamos también a los israelíes conscientes a apoyar esta demanda, por el bien de la justicia y una paz verdadera.

Estas medidas punitivas no violentas deberían ser mantenidas hasta que Israel cumpla su obligación de reconocer el derecho inalienable del pueblo palestino a la autodeterminación y acate completamente los preceptos de la legislación internacional por medio de:

1.    La finalización de su ocupación y colonización de todas las tierras árabes y el desmantelamiento del Muro.
2.    El reconocimiento de los derechos fundamentales de los ciudadanos árabe-palestinos de Israel para una igualdad completa; y
3.    Respetando, protegiendo y promoviendo los derechos de los palestinos refugiados a retornar a sus casas y propiedades como lo estipuló la resolución 194.