Maíllo quiere que Andalucía apueste por la “buena vecindad” con Gibraltar, frente a posturas “irresponsables”

Sobre Susana Díaz y el retraso en los Planes de Empleo: "Hay una frontera difusa entre su lentitud y su incompetencia"

El coordinador general de IU Andalucía y portavoz parlamentario de la formación, Antonio Maíllo, ha abogado hoy por que desde el Parlamento y desde el Gobierno andaluz se lance un “mensaje claro y contundente” de certidumbre, apoyo y garantía de “buena vecindad” entre Andalucía y Gibraltar frente a lo que considera posturas “irresponsables y frívolas” como la mantenida por el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García Margallo que, para Maíllo, “mantiene un discurso de corte madrileña propio de quien no tiene ni puñetera idea” de lo que ocurre en el Campo de Gibraltar.

En rueda de prensa, previa a la celebración de un debate parlamentario sobre las consecuencias del ‘Brexit’ en Andalucía, Maíllo ha apostado porque el Parlamento “defienda los lazos de buena vecindad” en la zona del Campo de Gibraltar y a favor del empleo. “Apostamos por el encuentro y el diálogo con Gibraltar, pensando en los miles de trabajadores que cruzan la verja para ir allí a trabajar”. A estos trabajadores que están sufriendo la devaluación de la moneda británica y viendo mermados sus salarios y pensiones es a quienes “debemos trasladar un mensaje para que se sientan protegidos por el ejecutivo andaluz”, ha remarcado.

De otro lado, Antonio Maíllo ha instado a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, a dar "certidumbre" y a garantizar que "no va a suspender los planes de empleo", que actualmente "están paralizados, que se han prorrogado y que se han ralentizado en la resolución de los expedientes".

SUSANA DÍAZ SIGUE SIN ACLARAR EL FUTURO DE LOS PLANES DE EMPLEO

Así Maíllo ha vuelto a pedir a la presidenta de la Junta que "diga lo que no dijo cuando se le preguntó en el último Pleno" al respecto de esta cuestión de los planes de empleo, cuando "no respondió" a la pregunta que él mismo le formuló sobre una posible suspensión de dichos planes, según ha incidido el portavoz.

El líder de IU en Andalucía ha remarcado en esa línea que "seguimos esperando una respuesta que dé certidumbre a los ayuntamientos" acerca de una "medida que alivia su situación económica en numerosos municipios", especialmente en aquellos "más deteriorados" por el desempleo.

Maíllo ha subrayado que el programa en el que se enmarcan estos planes "se prorroga en diciembre de 2015 e inicia una nueva convocatoria a la que los ayuntamientos se han acogido de forma mayoritaria" porque "tienen sed de empleo", especialmente aquellos "dependientes de ciclos agrícolas" que determinan que haya momentos "valle" en la generación de trabajo.

El portavoz parlamentario de IULV-CA ha criticado en esa línea que Susana Díaz "anuncia planes de empleo antes de las elecciones y los ralentiza después de las elecciones", porque "las concesiones de ayudas a los ayuntamientos se tenían que haber resuelto en julio para que los ayuntamientos, a su vez, iniciaran las contrataciones, y no se ha hecho".

Ha advertido además de que desde el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) están transmitiendo a los ayuntamientos sobre la puesta en marcha de estos planes "que quizá en octubre, y en otros casos incluso, con comunicaciones no formales, que posiblemente se suspendan los planes de empleo". Por eso, según ha insistido Maíllo, en IU quieren "que Díaz se moje" sobre esta cuestión, en la que los ayuntamientos "están desaprovechando en verano una oportunidad formidable para crear empleo".

En esa línea, Maíllo ha lamentado que el Gobierno andaluz de Díaz "se caracteriza por una profunda lentitud de los asuntos que tiene de desarrollar, por una profunda lentitud en la ejecución del Presupuesto de 2016 y de iniciativas parlamentarias que se anuncian una y otra vez y no se ejecutan, y de leyes que se anuncian pero siguen sin presentarse", como, según ha puesto de ejemplo, la Ley de Violencia de Género, "que habían prometido para este periodo de sesiones que acaba ahora". "En esa lentitud hay una frontera difusa entre lo que es la lentitud y la incompetencia", ha sentenciado Maíllo.