Manifiesto 28 F de 2013

Puede descargarlo aquí:

application/pdf icon130218ManifiestoIUANDALUCIA_28F.pdf

application/pdf icon28f_diptico.pdf

 

Andaluzas, andaluces:

Cerca de dos millones de andaluzas y andaluces salieron a la calle el 4 de diciembre de 1977 para reivindicar la Autonomía plena para Andalucía. En las calles y plazas de nuestra tierra resonó el clamor del pueblo andaluz. El 28 de febrero de 1980 el pueblo de nuevo se movilizó para expresar su decidida voluntad de alcanzar el máximo nivel de autonomía, en pie de igualdad con cualquiera otra de las comunidades históricas, con la esperanza de que el acceso al autogobierno resolviera los problemas de nuestra tierra.

Treinta y cinco años después, la situación que atraviesa nuestro pueblo nos vuelve a convocar a la lucha para afrontar los nuevos retos.

Nuestra tierra se encuentra en la periferia económica del capitalismo desarrollado, donde la crisis se está manifestando con mayor dureza y en la que los poderes económicos tienden a perpetuar el modelo económico existente sin atacar las causas reales y profundas de la crisis que padecemos.

Andalucía, con las políticas neoliberales aplicadas por sucesivos gobiernos, ha acentuado el carácter dependiente de su economía, especializándose en actividades económicas de baja productividad y con baja capacidad de generación de rentas y de valor añadido.

La reforma del artículo 135 de la Constitución, perpetrada en septiembre de 2011 por el PP y el PSOE, está provocando un nuevo marco normativo y de prioridades; y la política presupuestaria, monetaria y de equilibrio financiero que lo desarrolló ahonda en los efectos de la crisis con la destrucción de empleo y un mayor deterioro de su economía. Se agravan los desequilibrios económicos de nuestra Comunidad, continúa el déficit estructural de nuestra balanza comercial, se debilita nuestra economía, desciende la formación bruta de capital y se deprecia nuestro tejido productivo de forma asfixiante.

Y es sobre todo en lo social donde la crisis ha mostrado su peor cara, con casi un millón de y medio de parados, el 30% de la población andaluza en situación de pobreza y una sociedad hipotecada y sin futuro. En lugar de caminar hacia un desarrollo más armónico, endógeno y equilibrado de la economía andaluza, vamos hacia todo lo contrario.

El gran objetivo que en estos momentos debe marcarse el Gobierno andaluz, las Diputaciones y los Ayuntamientos, consiste en abordar los dos problemas fundamentales que tiene Andalucía: recuperar el tejido productivo para crear empleo y poner fin al drama social que sufren millones de andaluces.

Hoy, no es posible que ningún derecho social quede en pie tras la tormenta neoliberal si no somos nosotros, el pueblo, quien los proteja. Frente a quienes pretenden hacer de los derechos mercancías y de los ciudadanos clientes sólo cabe una respuesta de dimensión pueblo. Frente a un modelo tóxico, depredador y corrupto solo cabe una respuesta constante, sistemática y rebelde de la mayoría social.

Porque así surgió el 28 de febrero. Porque así se respondió al funesto guión que tenían organizado para este pueblo. Oponiendo pueblo a injusticia. Confrontando rebeldía frente a sumisión.

IULV-CA encara este 28 de febrero desde su compromiso de ser fuerza de LUCHA Y DE GOBIERNO. Desde su compromiso como fuerza de izquierdas, plural, republicana, anticapitalista, parte de la movilización por los derechos y la soberanía del pueblo andaluz. Una fuerza de ALTERNATIVA.

Los hombres y mujeres de izquierda sabemos de los desafíos que un modelo injusto, inhumano, contrario a los intereses de la gente nos coloca por delante. Y queremos encararlos sabedores de la utilidad de una fuerza como la nuestra para provocar la ruptura histórica que por segunda vez el pueblo andaluz necesita. Creemos en nuestra naturaleza transformadora de los andaluces; de sus profesionales, autónomos, empresas de la economía social, movimientos sociales, ecologistas, pacifistas, estudiantiles. Creemos firmemente en nuestras posibilidades como pueblo constructor de verdades. En nuestra dimensión de hombres y mujeres de luz. En nuestro futuro.

Por ello llamamos a reinventar la rebeldía de la calle frente a quienes hacen sumas y restas con nuestro futuro como pueblo.

Y para ello, llamamos a la construcción de la respuesta ALTERNATIVA sobre los principios que hoy son la identidad de la mayoría social, el rostro de la calle que sufre un modelo de explotación. Por todo ello REIVINDICAMOS:

UN PODER ANDALUZ MÁS FUERTE. Por el pleno desarrollo estatutario.

La defensa del Estatuto de Autonomía aprobado en 2007 es hoy referencia indispensable para preservar los derechos sociales y libertades públicas. Convertir cada artículo en derechos en ejercicio es la base para un autogobierno real, capaz, solvente y pleno.

2. LA LUCHA CONTRA EL PARO. El pleno empleo y un nuevo modelo productivo como objetivos.

No habrá freno al deterioro social hasta que no creemos empleo. Debe exigirse la derogación de la actual reforma laboral y garantizar los mecanismos de negociación colectiva como base para la defensa del empleo y acabar con la precariedad laboral.

Hacer de la riqueza un bien al servicio del interés general es el único camino para luchar contra las desigualdades. El Gobierno de Andalucía tiene que intervenir en la economía, en el marco de la planificación democrática de la misma, con apuestas estratégicas que respondan a la crisis de demanda en la que estamos inmersos; lograr la transformación del modelo productivo, crear una base industrial sólida, desarrollar una política energética alternativa, propiciar un sistema financiero andaluz. Se trata, en definitiva, de poner en valor los artículos 156 y 157.

3. EL RECHAZO DE LA DEUDA ILEGÍTIMA. POR LA JUSTICIA FISCAL.

La reforma del Artículo 135 de la Constitución Española, acordada por el PP y el PSOE lastran el desarrollo de nuestra capacidad de autogobierno, pues obliga a priorizar el pago de intereses de deuda sobre la atención de las necesidades básicas de los ciudadanos. Abogamos por la modificación de dicho artículo, colocando a las personas por delante de los mercados.

Además, la fiscalidad progresiva debe ser uno de los objetivos por los que luchar este 28F de forma que se articule un sistema fiscal justo, progresivo y solidario basado en una mejor distribución de la riqueza y el trabajo. En ese sentido, también abogamos por la lucha decidida contra la corrupción y el fraude fiscal.

4. LA DEFENSA DE LOS DERECHOS Y LOS SERVICIOS PÚBLICOS. La lucha contra la pobreza y la exclusión social

Los servicios públicos no deben responder a criterios de beneficio o rentabilidad económica y financiera. Proveer salud y educación no es un gasto sino una inversión, lo que requiere de acceso universal y gratuito para todos los ciudadanos, con o sin papeles.

Los derechos y la cohesión social se garantizan a través del empleo y unos servicios públicos esenciales. Por lo tanto, deben garantizarse las transferencias suficientes a las Comunidades Autónomas y a los Ayuntamientos para hacer frente a las prestaciones de servicios. Abogamos por la puesta en marcha de derechos de ciudadanía como la renta básica, y la protección de desempleo a todas las personas en paro, como forma de confrontar la pobreza y la exclusión social.

5. EL DERECHO A LA VIVIENDA. El techo da el derecho.

La vivienda debe ser definida como un “bien social”. Andalucía debe declarar su insumisión a la ejecución hipotecaria, en tanto se entiende que la vivienda es la base de gran parte de los derechos. No cabrá el acaparamiento ni el uso especulativo de la misma. Para ello debe reformarse la Ley Hipotecaria y la Ley de Arrendamientos Urbanos. Deberán constituirse parques públicos con viviendas suficientes para que no haya ni gente sin casa ni casas sin gente. La dación en pago debe formar parte de los derechos que protejan a quienes firmen un crédito hipotecario.

6. LA DEFENSA DEL MEDIO AMBIENTE.

Poner en valor el Patrimonio natural andaluz sobre la base de un modelo de desarrollo productivo basado en los recursos endógenos. Apuesta por los yacimientos de empleos verdes; nueva cultura del agua, de la Energía y del territorio; gestión Pública y participativa de los recursos naturales; protección del patrimonio natural y modelo productivo alternativo; la gestión pública de los residuos; impulso a los tributos medioambientales; rechazo a los transgénicos y respeto al sistema natural, litoral y orográfico andaluz evitando cualquier agresión al patrimonio ecológico de nuestra tierra.

7. LA TRANSPARENCIA, ÉTICA PÚBLICA Y DEMOCRACIA PARTICIPATIVA.

Hemos de seguir ahondando en el desarrollo de leyes andaluzas que faciliten la participación y el empoderamiento ciudadano para un control democrático y cívico de los poderes públicos, donde sean los andaluces los que marquen las prioridades y codecidan sobre aquello que consideran son sus necesidades prioritarias. Para ello es fundamental la transparencia y la ética pública frente a toda opacidad o corrupción. Debe fortalecerse la participación social frente al clientelismo transitando hacia una democracia participativa donde cada ciudadano sea un elemento activo y directo de la toma de decisiones.

  1. UNA ANDALUCÍA FEMINISTA.

Para conseguir que una democracia sea real y avanzada debemos superar como pueblo todo tipo de discriminaciones que existen por razones de género. El modelo actual de sociedad que defendemos pasa obligatoriamente por el reconocimiento real de las mujeres como sujetos de pleno derecho y copartícipes imprescindibles en la construcción de una democracia justa, equitativa y plena en derechos y libertades individuales y colectivas.

10. UNA ANDALUCÍA EN PIE DE PAZ.

Andalucía es un territorio solidario y de acogida por el que debemos renovar el 28F nuestro compromiso con la solidaridad, la cooperación como base del fortalecimiento de los lazos de unión de los pueblos. La creación de una nueva conciencia de respeto pasa por una educación integral en materia de paz, en materia de consumo justo ético, responsable, por lo que toda la ciudadanía andaluza está llamada a construir unos valores de respeto, fraternidad y respeto a los caminos que cada pueblo elige para su desarrollo.

Seguimos exigiendo el desmantelamiento de las bases de utilización conjunta hispano-norteamericana de Rota y Morón.

11. UN MUNICIPALISMO FUERTE. ANDALUCÍA EN DEFENSA DE UN ESTADO FEDERAL REPUBLICANO, PLURINACIONAL, COOPERATIVO Y SOLIDARIO.

Nos oponemos frontalmente a la reforma de la Administración Local que ha planteado el Gobierno de Rajoy, que utilizando -una vez más- la crisis económica como excusa, pretende desmantelar el municipalismo mediante la desaparición de municipios, la disminución de concejales, la limitación de la autonomía local, la intervención económica y la asfixia financiera, el fortalecimiento de las diputaciones, la privatización de los servicios públicos básicos, etc. IULV-CA defenderá la autonomía y la suficiencia financiera de las entidades locales, así como el modelo municipalista de nuestro Estatuto

El Gobierno del PP está inmerso en una deriva recentralizadora, con el objetivo de desmantelar el Estado de las autonomías. Pretende recortar los derechos conquistados por Andalucía, sus competencias y su financiación, mediante la asfixia financiera y la aprobación de legislación básica que limite nuestro autogobierno. El Gobierno no quiere autonomías fuertes que sean un contrapoder y un obstáculo en la ejecución de sus políticas neoliberales.

Por ello, defender nuestro Estatuto de Autonomía de Andalucía de 2007, desplegar toda su potencialidad política y jurídica, desarrollar sus competencias, impulsar su modelo económico y social y fortalecer sus instituciones, son hoy una prioridad política para IULV-CA.

Asimismo, rechazamos con igual fuerza las propuestas de fuerzas políticas soberanistas que plantean modelos asimétricos e insolidarios que cuestionan la igualdad de los derechos de la ciudadanía en función de la comunidad en la que residan.

En este momento, por tanto, IULV-CA debe contribuir, desde nuestra autonomía organizativa y desde nuestra alternativa política, a fortalecer la voz de Andalucía en el debate sobre el modelo de ordenación territorial del Estado, para cerrar un modelo –el de las autonomías- inacabado, que ha generado profundas asimetrías de derechos políticos y marcos de insolidaridad financiera. La aportación imprescindible del pueblo andaluz será actuar como factor de equilibrio para generar la simetría necesaria en un Estado cooperativo y solidario donde se acomode correctamente la realidad plurinacional y plurilingüística que se da en España. Y la mejor aportación de IULV-CA será defender con firmeza el que siempre ha sido nuestro modelo: un Estado Federal plurinacional, solidario y cooperativo, en el que se delimiten con nitidez las competencias de la federación y de las entidades federadas y se constitucionalice un modelo de financiación suficiente, justo y solidario.

Este debate, sin embargo, debemos situarlo en la perspectiva más amplia y de mayor recorrido: en la necesidad de iniciar un proceso de acumulación de fuerzas, en la calle y en las instituciones, que impulse un proceso constituyente que concluya en un nuevo sistema constitucional republicano, plurinacional, federal, solidario, profundamente democrático y participativo, con un sistema económico y social al servicio de las personas y no de los mercados.

Desde IULV-CA hacemos un llamamiento al conjunto de la ciudadanía andaluza para:

  • mantener y ampliar la rebelión democrática frente a los mercados y a las políticas neoliberales que nos están imponiendo desde las instituciones de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) y desde el Gobierno del PP

  • ampliar y consolidar un gran Bloque Social y Político, una alianza para construir una alternativa política, social y económica democrática y anticapitalista

  • fortalecer el poder andaluz para defender con firmeza los derechos y las competencias conquistados por Andalucía, reivindicar una financiación justa y suficiente e intervenir con fuerza en la definición de un nuevo modelo de Estado.