• La Consejería que dirige Imbroda prepara una orden en plena crisis para seguir derivando recursos a las empresas privadas